Consecuencias de una presión de los neumáticos inadecuada

La presión de los neumáticos debe ser supervisada de manera frecuente. Deberías revisarla una vez a la semana como mínimo, aunque generalmente esto no suele ser así. Además, en el caso de los coches, el peso se reparte entre cuatro puntos de apoyo; sin embargo una moto necesita una sección redondeada para poder girar. Al tomar las curvas, inclinamos la moto y para ello, debemos estar suspendidos en el aire que contienen los neumáticos. Por este motivo, si no llevan la presión correcta la moto empieza a tener problemas de manejabilidad y estabilidad.

Si el neumático delantero no lleva la presión adecuada, tenderá a subvirar además de hacer que se cierre la dirección cuando entramos en una curva. En el lado contrario, si la presión incorrecta se localiza en la rueda trasera, se notará la inestabilidad en rectas y será mucho más torpe al entrar en una curva. Tan sólo unas décimas por debajo de la presión indicada por el fabricante puede ser relevante para notar estos efectos.

 

Mantén la presión de los neumáticos adecuada

 

Una presión inadecuada es también uno de los factores que nos exponen a un reventón de una rueda, algo que en una moto puede resultar fatal. Los neumáticos faltos de aire tienen mucho más contacto con el asfalto, lo que hace que tomen temperatura a mayor velocidad y que su compuesto empiece a fallar si esta temperatura es excesivamente elevada.

Excepto los pilotos de trial, la presión baja no es sinónimo de mayor agarre ni de mayor seguridad. Una presión inferior a la recomendada por el fabricante, se traduce en el deterioro acelerado de éstos y problemas con nuestra seguridad.

Tanto por seguridad como por facilitar la conducción, debes revisar al menos una vez por semana la presión de los neumáticos. Si no es correcta, adpátala a la indicada por el fabricante para volver a utilizar tu moto.

Cómo cuidar el motor de una moto

Cómo cuidar el motor de una moto

Cómo cuidar el motor de una moto en diez sencillos pasos:

Arranque

Cuando enciendes el motor de una moto, especialmente si la temperatura es baja, debes esperar unos minutos antes de iniciar la marcha. Esto se debe a que el aceite estará en la parte baja del motor y no alcanzará las zonas superiores, además no tendrá la viscosidad necesaria para cumplir su función.

Acelerador

Un método adecuado para arrancar es bombear el acelerador un par de veces. Entonces, esperamos a que se active el flujo de la gasolina y ya podrás arrancar con facilidad.

Cambios

Si estamos hablando de una moto con cajas de cambio, te aconsejo ir cambiando paulatinamente sin forzar en exceso.

Medioambiente

Para aumentar la esperanza de vida del moto de la moto y para mejorar nuestro bolsillo y pos cuestiones medioambientales, lo óptimo es llevar a cabo una conducción adecuada y eficiente.

Mantenimiento

Aunque sea lógico, debes tener en cuenta los mantenimientos indicados por el fabricante que tendrás en el manual del vehículo.

Aceite

El cambio de aceite cuando corresponde es fundamental. Con el uso del motor de una moto, este líquido se irá contaminando con partículas de metal y hollín que pueden llegar a dañar distintas partes del motor. Para que el cuidado sea óptimo, debes hacer los cambios de aceite de manera regular.

Rodamientos

Cada tres meses, debes engrasar los rodamientos del motor con la motocicleta en frío.

Limpieza

Debes limpiar el motor para eliminar todos los restos de barro u otros elementos que se van quedando pegados a medida que conduces. Puedes hacerlo con un pequeño cepillo de dientes.

Guardabarros

Es clave no quitar el guardabarros de la moto, además debes limpiarlo con regularidad.

La Historia de Harley Davidson

Sus orígenes se remontan al año 1903, cuando un joven de Milwaukee, William S. Harley y su amigo Arthur Davidson fundaron la marca que llevaría sus nombres. Haciendo sus diseños y el patio trasero de la familia Davidson como taller, construyeron su primer modelo de competición, que hizo su primera aparición en septiembre del año siguiente.

Poco a poco fueron aumentando su producción, y al año siguiente ya tenían más de una docena de motos en el taller. En el año 1907 la cifra ascendía a 150 unidades. Este ritmo continuó hasta que en 1914, su producción alcanzaba las 16.284 motocicletas. Con la entrada de EEUU en la Primera Guerra Mundial, en 1917 la compañía se convertía en el proveedor oficial de su ejército, al que suministró decenas de miles de vehículos.

 

Historia de Harley Davidson

 

En la década de los veinte ya se habían convertido en la mayor constructora de motocicletas a nivel mundial, estando presentes ya en 67 países. Con la llegada de la Gran Depresión en 1929, la producción de Harley Davidson cayó en picado. Una vez finalizada esta etapa, volvió a lograr un contrato con el ejército norteamericano, ahora para suministrar motos durante la Segunda Guerra Mundial, lo que la llevó a una edad de oro.

Años más tarde, en 1969 la American Machinery and Foundry compró la compañía e introdujo una serie de modificaciones que empeoraron la calidad de sus modelos de motocicletas y llevaron a la huelga a muchos de sus trabajadores. Esto significó la pérdida del liderato a favor de las nuevas marcas de origen japonés.

En los años ochenta, Harley Davidson recuperó su liderazgo tras la venta de la compañía a un grupo de trece inversores entre los que se encontraban Willie G. Davidson y Vaughn Beals. Aquí comenzó una nueva tendencia de campaña.

Whitefox: una moto de nieve para toda la familia

Whitefox: una moto de nieve para toda la familia

Los deportes de aventura y de nieve también se puedes disfrutar con los pequeños en casa. Al menos eso es lo que piensa el creador de la moto de nieve Whitefox, una moto destinada a compartir en familia los días de nieve. El creador de este prototipo, Charles Bombardier, es el fundador de la compañía Imaginactive: organización sin ánimo de lucro dedicada a inspirar a las generaciones que vienen a construir los vehículos del mañana. Whitefox puede ser uno de esos vehículos.
Se trata de una especie de moto de nieve con una capacidad de cuatro personas, pero que no pierde la potencia que se le presupone a un vehículo de estas características. Según Whitefox, es capaz de conducir por paisajes montañosos y escarpados. Esta potencia se debe a un motor de 165 caballos de fuerza Rotax ‘850 E-TEC.
Además, la conducción de este vehículo sería sencilla gracias a un sistema de cambios similar al de los coches, a tener dirección asistida y por contar con un sistema de ruedas que emerge de los esquís, todo ello para facilitar los giros en las superficies duras. El cuerpo de Whitefox estaría formado por polietileno de alta densidad y aluminio ligero.
Charles Bombardier considera que hay un nicho de mercado que pueda estar interesado en Whitefox. Y que puede atraer a muchas familias interesadas en pasar un fin de semana divertido en la nieve. No obstante, según apunta Designboom, este prototipo necesita una inversión de seis millones de dólares.

Causas de la amaxofobia: el miedo a conducir

La amaxofobia es un miedo desmedido e irracional a conducir. Se trata de un temor permanente, en la mayoría de las veces sin causa justificada, a enfrentarse a la carretera. Puede llegar a provocar episodios de pánico antes, durante y después de utilizar el vehículo.
El estrés y la ansiedad son las primeras causas de esta fobia. La mayoría de los expertos coinciden en que la aparición de sensaciones negativas antes o durante la conducción, son las encargadas de originar este miedo. Los hay que sufren taquicardias, falta de aire, temblores, sudor y mareos. El estrés y la ansiedad son las principales causas del miedo a conducir.
La presión por parte del resto, ese sentimiento de responsabilidad excesivo y la presión familiar influyen en el desarrollo de este miedo. Los familiares más directos debilitan el autoestima de las mujeres conductoras, de manera que son las principales afectadas en este caso.

Causas de la amaxofobia: el miedo a conducir

Otro motivo puede ser haber sufrido o presenciado un accidente de tráfico. En ocasiones, se trata de pequeños percances que afectan en exceso a la mente del conductor. Por otro lado, la poca destreza al volante también puede originar esta fobia.
El amaxofóbico puede ser buen conductor, aunque parezca una contradicción. De hecho, también puede presentarse en conductores profesionales como taxistas o camioneros. La mayoría cambia sus hábitos cuando comienza a sentir los síntomas, en ocasiones se ven obligados a cambiar de trabajo.
La única manera de enfrentar este miedo, es subir al coche y solucionar el motivo de la ansiedad en la conducción. Se trata de un proceso progresivo y lento que requiere mucha fuerza de voluntad. Si padeces amaxofobia, te recomiendo que superes ese miedo, ya que conducir te da mucha independencia a lo largo de tu vida.