Llavero alcoholímetro: evita multas y gana seguridad

Llavero alcoholímetro: evita multas y gana seguridad

La tecnología nos hace la vida más cómoda gracias a sus continuos avances. El llavero alcoholímetro es un ejemplo de ello. Te ayuda a controlar tu nivel de alcoholemia a través de tu aliento. Lo único que debes hacer es soplar en el sensor y en menos de cinco segundos conocerás si estás o no preparado para conducir tu vehículo. Además, dispone de linterna y puede ser utilizado como llevaro para tenerlo siempre a mano de la manera más sencilla.

En primer lugar, debes encender el dispositivo y esperar diez segundos para preparar el sensor. Soplas sobre el mismo y esperas unos segundos hasta que el alcoholímetro te de el resultado de la siguiente manera:

  • Si se enciende la luz verde indica que la tasa en aire espirado es inferior a la normativa, de manera que estás preparado para conducir.
  • Si se enciende la luz amarilla significa que la tasa en aire espirado roza el límite permitido, esto quiere decir que debes ir con precaución, ya que no darías positivo pero no estás en tus plenas facultades. Esta luz sirve de advertencia, y lo recomendable es esperar un poco para coger el vehículo.
  • Si se enciende la luz roja nos indica que la tasa en aire espirado es superior a la tasa permitida. En caso de ser parado en un control de alcoholemia darías positivo, por ello no puedes conducir y debes esperar el tiempo necesario hasta que el test no diera positivo.

Puedes elegir entre diferentes modelos y precios, aunque la mayoría de los llaveros alcoholímetros funcionan con pilas, lo que todavía lo hace más sencillo ya que la duración es bastante prolongada.

Causas de la amaxofobia: el miedo a conducir

Causas de la amaxofobia: el miedo a conducir

La amaxofobia es un miedo desmedido e irracional a conducir. Se trata de un temor permanente, en la mayoría de las veces sin causa justificada, a enfrentarse a la carretera. Puede llegar a provocar episodios de pánico antes, durante y después de utilizar el vehículo.

El estrés y la ansiedad son las primeras causas de esta fobia. La mayoría de los expertos coinciden en que la aparición de sensaciones negativas antes o durante la conducción, son las encargadas de originar este miedo. Los hay que sufren taquicardias, falta de aire, temblores, sudor y mareos. El estrés y la ansiedad son las principales causas del miedo a conducir.

La presión por parte del resto, ese sentimiento de responsabilidad excesivo y la presión familiar influyen en el desarrollo de este miedo. Los familiares más directos debilitan el autoestima de las mujeres conductoras, de manera que son las principales afectadas en este caso.

Otro motivo puede ser haber sufrido o presenciado un accidente de tráfico. En ocasiones, se trata de pequeños percances que afectan en exceso a la mente del conductor. Por otro lado, la poca destreza al volante también puede originar esta fobia.

El amaxofóbico puede ser buen conductor, aunque parezca una contradicción. De hecho, también puede presentarse en conductores profesionales como taxistas o camioneros. La mayoría cambia sus hábitos cuando comienza a sentir los síntomas, en ocasiones se ven obligados a cambiar de trabajo.

La única manera de enfrentar este miedo, es subir al coche y solucionar el motivo de la ansiedad en la conducción. Se trata de un proceso progresivo y lento que requiere mucha fuerza de voluntad. Si padeces amaxofobia, te recomiendo que superes ese miedo, ya que conducir te da mucha independencia a lo largo de tu vida.