Cómo cuidar el motor de una moto

Cómo cuidar el motor de una moto

Cómo cuidar el motor de una moto en diez sencillos pasos:

Arranque

Cuando enciendes el motor de una moto, especialmente si la temperatura es baja, debes esperar unos minutos antes de iniciar la marcha. Esto se debe a que el aceite estará en la parte baja del motor y no alcanzará las zonas superiores, además no tendrá la viscosidad necesaria para cumplir su función.

Acelerador

Un método adecuado para arrancar es bombear el acelerador un par de veces. Entonces, esperamos a que se active el flujo de la gasolina y ya podrás arrancar con facilidad.

Cambios

Si estamos hablando de una moto con cajas de cambio, te aconsejo ir cambiando paulatinamente sin forzar en exceso.

Medioambiente

Para aumentar la esperanza de vida del moto de la moto y para mejorar nuestro bolsillo y pos cuestiones medioambientales, lo óptimo es llevar a cabo una conducción adecuada y eficiente.

Mantenimiento

Aunque sea lógico, debes tener en cuenta los mantenimientos indicados por el fabricante que tendrás en el manual del vehículo.

Aceite

El cambio de aceite cuando corresponde es fundamental. Con el uso del motor de una moto, este líquido se irá contaminando con partículas de metal y hollín que pueden llegar a dañar distintas partes del motor. Para que el cuidado sea óptimo, debes hacer los cambios de aceite de manera regular.

Rodamientos

Cada tres meses, debes engrasar los rodamientos del motor con la motocicleta en frío.

Limpieza

Debes limpiar el motor para eliminar todos los restos de barro u otros elementos que se van quedando pegados a medida que conduces. Puedes hacerlo con un pequeño cepillo de dientes.

Guardabarros

Es clave no quitar el guardabarros de la moto, además debes limpiarlo con regularidad.

Cómo ahorrar en la conducción de la moto

Cómo ahorrar en la conducción de la moto

1.  No des acelerones innecesarios

Cuida mucho el giro del puño de gas y evita los acelerones bruscos e innecesarios. Esto en un scooter se nota mucho también. Incluso acelerar en ralentí en parado produce un consumo extra que no lleva a nada.

2.  Mantén las presiones bien ajustadas

Como te explicamos en Cómo mantener una moto, llevar unas presiones de los neumáticos es fundamental cuando además circulamos sólo sobre dos. Unas presiones bajas nos vuelven torpes y sin precisión, pero además incrementan también el consumo de gasolina al provocar un mayor rozamiento. Te contamos cómo mantener los neumáticos de la moto. Te recomiendo que compres los neumáticos mediante esta página web.

3.  Usa marchas largas

Para circular a una velocidad concreta, cuanto más corta sea la marcha, mayor será el índice de revoluciones, por lo que mayor será también el consumo al mismo tiempo. Utiliza marchas largas siempre que puedas y cuando arranques cambia de marcha pronto a segunda para mantener el motor a bajas vueltas.

4.  Cuida la aerodinámica

Tanto la tuya como la de tu moto. En un tu caso un equipamiento que oponga mucha resistencia al viento, como una chaqueta suelta que flamee, aumentará el consumo de combustible. Usa un buen equipamiento para moto, mejor algo ajustado y aerodinámico.

Lo mismo pasa con la aerodinámica de la moto, una gran pantalla hará de freno al igual que lo hace el viajar con equipaje y maletas laterales. Son elementos que exigen un mayor consumo.

5.  Cuida el filtro del aire

Como tú, el motor de tu moto necesita aire para funcionar. Un filtro de aire sucio o en mal estado impedirá un flujo de aire correcto y el motor terminará quemando más gasolina de la necesaria. Mantén el filtro de aire en buenas condiciones o, mejor aún, cámbialo por uno tipo K&N, de algodón impregnado en aceite, que retienen menos y filtran mejor.

6.  Desacelera bajando de marcha

No es ya sólo un modo de ahorrar frenos, sino que al desacelerar o al bajar una cuesta, si embragas o metes punto muerto, para mantener el ralentí el motor sigue consumiendo, mientras que al retener y no dar gas la inyección corta por completo el suministro de gasolina y te ahorras ese consumo.

7.  Atento a las detenciones en ciudad

Circular en moto en ciudad, donde los stops y los cruces son constantes, no sirve de nada acelerar para llegar antes al punto en el que te has de detener. Presta atención a la siguiente detención y si sabes que es inminente tómatelo con calma, los acelerones sólo te harán gastar más y esperar más en la próxima detención.

8.  Facilita el arranque

Al arrancar, y aún más en frío, no des gas y acciona el embrague, así conseguirás que el motor gire algo más libre y exija un menor consumo de combustible.

9.  Cuida la cadena

Una cadena en mal estado o mal ajustada y demasiado tensa no es segura, te hace perder prestaciones y por ello provoca un consumo extra de combustible innecesario. Asegúrate de mantener en buenas condiciones la cadena de tu moto y ahorrarás gastos e inconvenientes. Puedes comprar una nueva haciendo uso de ofertas y promociones.

10.  Controla tu consumo

Parece una tontería, pero es importante saber cuánto consumes con tu conducción y manejo normal, y cuánto si pones en práctica estos consejos. Pon a cero el contador de tu moto al llenar el depósito y en el próximo y en tu siguiente visita a la gasolinera calcula qué cantidad de combustible has consumido en la distancia que hayas recorrido. Es la única manera de saber si mantienes un manejo eficiente o no.

Recuerda que también puedes alquilar una moto como medida de ahorro. Además, puedes reparar o adquirir tu moto en https://www.mascupon.com.ar/tiendas/cupon-descuento-motosport/.

Seguridad en la moto: diez consejos para protegerte

Seguridad en la moto: diez consejos para protegerte

La seguridad en la moto es uno de los factores más importantes a tener en cuenta cuando vamos conduciendo o de paquete. Aquí tienes diez consejos que debes aplicar cada vez que vayas a subir a un vehículo de este tipo para proteger tu vida y la de los demás.

Casco

Un buen casco para moto que cumpla la normativa técnica. Debes llevarlo siempre abrochado aunque el trayecto sea breve, en ocasiones, las menores distancias producen los mayores accidentes. Recuerda que debes cambiarlo si recibes algún impacto aunque externamente no se aprecie ninguna rotura.

Anticípate

Conduce con prudencia y a la defensiva tratando de anticipar cualquier situación de riesgo. Recuerda que para otros vehículos, puedes llegar a ser invisible.

Adelantamientos

Nunca adelantes entre dos vehículos, cualquier movimiento inesperado puede hacerte perder el control de la moto. Respeta las señales de tránsito, están diseñadas para proteger tu vida y la de los demás.

Señales blancas y amarillas

Evita circular sobre las señales blancas y amarillas que hay en la vía cuando se encuentre mojada y presta especial atención a los residuos de aceite dejados por otros vehículos.

Direccionales

Utiliza siempre las direccionales: stop, luz frontal y los espejos para señalizar a otros conductores la que será tu siguiente maniobra y nunca los retires del vehículo. El uso del chaleco reflectante por la noche, es una buena medida para salvar tu vida.

Presión neumáticos

Mantén la presión de los neumáticos según la recomendación del fabricante. Las llantas con exceso o falta de presión reducen la adherencia al asfalto, lo que dificulta seriamente la conducción.

Frenos

Trata de practicar la maniobra de frenado en una zona segura y despejada para comprobar que funcionan correctamente.

Giros

Antes de girar, mirar con atención a ambos lados. Esta maniobra sirve para garantizar que un vehículo no aparecerá en el último momento.

Carga

Consulta el manual del fabricante para conocer los límites de peso y dimensión de objetos que transportas en tu moto.

Conducción

Si otro vehículo comete una imprudencia o hay obstáculos en la vía, debes tener los reflejos y la potencia necesaria para sortear la situación, por ello tu conducción debe ser adecuada.

Consejos para elegir un casco correctamente

Consejos para elegir un casco correctamente

Elegir un casco seguro, cómodo y de buena calidad, es fundamental para la conducción y por lo tanto para nuestra seguridad y la de los demás a la hora de coger la moto. Además, hay que ciudarlos de manera conveniente y cambiarlos cada cierto tiempo para que sus cualidades no se vean mermadas. Aquí tienes una serie de consejos para elegir un casco de manera correcta.

Homologado

Para su homologación, los cascos y pantallas pasan una serie de pruebas bajo el Reglamento CEPE/ONU 22Ro5. Se llevan a cabo ensayos de impacto y rigidez en los que se golpea la calota exterior del casco con yunques, uno plano y otro en forma de cuña o bordillo. Por otra parte, se somete a temperaturas entre +50º y -20º, a pruebas de proyección, retención y fricción.

Integral

Es recomendable un casco integral porque usan una calota o estructura exterior más sólida y por ello, suelen ser los más seguros. También son más versátiles y frescos en verano. Algunas marcas han empezado a fabricar modelos similares, con opción a desmontar la mentonera haciendo un casco con varias configuraciones.

Peso

No debes comprar cascos que superen los 1.400 gramos. En caso de impacto, a más peso más fuerzas rotacionales que pueden provocar más daños internos. También es una cuestión de confort porque el peso se nota después de llevar un rato en marcha.

Ventilación

Es muy importante que posea buenos canales de ventilación para evacuar el calor mientras mantiene lo más fresca posible nuestra cabeza. Es importante que la apertura y cierre sea sencilla para manipularlo en marcha sin problema.

Material resistente

Esto depende de la composición de la calora, que es la encargada de asumir el impacto en caso de accidente. La estructura tricomposite formada por Kevlar, fibra de vidrio y de carbono, es la que ofrece un óptimo compromiso entre peso, absorción y resistencia. Los de policarbonato son más económicos pero tienen peores cualidades generales y menor resistencia ante los impactos.

Consecuencias de una presión de los neumáticos inadecuada

Consecuencias de una presión de los neumáticos inadecuada

La presión de los neumáticos debe estar supervisada de manera frecuente. Deberías revisarla una vez a la semana como mínimo, aunque generalmente esto no suele ser así. Además, en el caso de los coches el peso se reparte entre cuatro puntos de apoyo, sin embargo una moto necesita una sección redondeada para poder girar. Al tomar las curvas, inclinamos la moto y para ello, debemos estar suspendidos en el aire que contienen los neumáticos. Por este motivo, si no llevan la presión correcta la moto empieza a tener problemas de manejabilidad y estabilidad.

Si el neumático delantero no lleva la presión adecuada, tenderá a subvirar además de hacer que se cierre la dirección cuando entramos en una curva. En el lado contrario, si la presión incorrecta se localiza en la rueda trasera, se notará la inestabilidad en rectas y será mucho más torpe al entrar en una curva. Tan sólo unas décimas por debajo de la presión indicada por el fabricante puede ser relevante para notar estos efectos.

Una presión inadecuada es también uno de los factores que nos exponen a un reventón de una rueda, algo que en una moto puede resultar fatal. Los neumáticos faltos de aire tienen mucho más contacto con el asfalto, lo que hace que tomen temperatura a mayor velocidad y que su compuesto empiece a fallar si esta temperatura es excesivamente elevada.

Excepto los pilotos de trial, la presión baja no es sinónimo de mayor agarre ni de mayor seguridad. Una presión inferior a la recomendada por el fabricante, se traduce en el deterioro acelerado de éstos y problemas con nuestra seguridad.

Tanto por seguridad como por facilitar la conducción, debes revisar al menos una vez por semana la presión de los neumáticos. Si no es correcta, adpátala a la indicada por el fabricante para volver a utilizar tu moto.