Llavero alcoholímetro: evita multas y gana seguridad

La tecnología nos hace la vida más cómoda gracias a sus continuos avances. El llavero alcoholímetro es un ejemplo de ello. Te ayuda a controlar tu nivel de alcoholemia a través de tu aliento. Lo único que debes hacer es soplar en el sensor y en menos de cinco segundos conocerás si estás o no preparado para conducir tu vehículo. Además, dispone de linterna y puede ser utilizado como llevaro para tenerlo siempre a mano de la manera más sencilla.

Llavero alcoholímetro: evita multas y gana seguridad

En primer lugar, debes encender el dispositivo y esperar diez segundos para preparar el sensor. Soplas sobre el mismo y esperas unos segundos hasta que el alcoholímetro te de el resultado de la siguiente manera:

  • Si se enciende la luz verde indica que la tasa en aire espirado es inferior a la normativa, de manera que estás preparado para conducir.
  • Si se enciende la luz amarilla significa que la tasa en aire espirado roza el límite permitido, esto quiere decir que debes ir con precaución, ya que no darías positivo pero no estás en tus plenas facultades. Esta luz sirve de advertencia, y lo recomendable es esperar un poco para coger el vehículo.
  • Si se enciende la luz roja nos indica que la tasa en aire espirado es superior a la tasa permitida. En caso de ser parado en un control de alcoholemia darías positivo, por ello no puedes conducir y debes esperar el tiempo necesario hasta que el test no diera positivo.

Puedes elegir entre diferentes modelos y precios, aunque la mayoría de los llaveros alcoholímetros funcionan con pilas, lo que todavía lo hace más sencillo ya que la duración es bastante prolongada.

Seguridad en la moto: diez consejos para protegerte

Seguridad en la moto: diez consejos para protegerte

La seguridad en la moto es uno de los factores más importantes a tener en cuenta cuando vamos conduciendo o de paquete. Aquí tienes diez consejos que debes aplicar cada vez que vayas a subir a un vehículo de este tipo para proteger tu vida y la de los demás.

Casco

Un buen casco para moto que cumpla la normativa técnica. Debes llevarlo siempre abrochado aunque el trayecto sea breve, en ocasiones, las menores distancias producen los mayores accidentes. Recuerda que debes cambiarlo si recibes algún impacto aunque externamente no se aprecie ninguna rotura.

Anticípate

Conduce con prudencia y a la defensiva tratando de anticipar cualquier situación de riesgo. Recuerda que para otros vehículos, puedes llegar a ser invisible.

Adelantamientos

Nunca adelantes entre dos vehículos, cualquier movimiento inesperado puede hacerte perder el control de la moto. Respeta las señales de tránsito, están diseñadas para proteger tu vida y la de los demás.

Señales blancas y amarillas

Evita circular sobre las señales blancas y amarillas que hay en la vía cuando se encuentre mojada y presta especial atención a los residuos de aceite dejados por otros vehículos.

Direccionales

Utiliza siempre las direccionales: stop, luz frontal y los espejos para señalizar a otros conductores la que será tu siguiente maniobra y nunca los retires del vehículo. El uso del chaleco reflectante por la noche, es una buena medida para salvar tu vida.

Presión neumáticos

Mantén la presión de los neumáticos según la recomendación del fabricante. Las llantas con exceso o falta de presión reducen la adherencia al asfalto, lo que dificulta seriamente la conducción.

Frenos

Trata de practicar la maniobra de frenado en una zona segura y despejada para comprobar que funcionan correctamente.

Giros

Antes de girar, mirar con atención a ambos lados. Esta maniobra sirve para garantizar que un vehículo no aparecerá en el último momento.

Carga

Consulta el manual del fabricante para conocer los límites de peso y dimensión de objetos que transportas en tu moto.

Conducción

Si otro vehículo comete una imprudencia o hay obstáculos en la vía, debes tener los reflejos y la potencia necesaria para sortear la situación, por ello tu conducción debe ser adecuada.

Sistemas de manos libres para el coche

Sistemas de manos libres para el coche

Para bien o para mal, estamos enganchados a la tecnología, esto hace que en ocasiones seamos incapaces de no necesitar el teléfono móvil mientras vamos conduciendo. Ya se sabe, que muchos accidentes de tráfico son provocados por el uso del teléfono móvil durante la conducción, así que por seguridad vial es fundamental que utilicemos los sistemas de manos libres que el mercado pone a nuestra disposición.

Manos libres instalado

Este tipo de manos libres son conocidos popularmente como Parrot por ser una de las marcas pioneras en el desarrollo de estos sistemas. Son los más idóneos para hacer un uso intensivo de este servicio, pero necesitan ser instalados por un técnico ya que se conectan al equipo de audio del coche. La calidad del sonido y habla es elevada, similar a la de los equipos montados de serie y además cuenta con una pantañña de información con una serie de mandos básicos.

Manos libres portátil

Para aquellos conductores que no vayan a hacer un uso muy frecuente de este sistema, es preferible un manos libre portátil. En función de la calidad del equipo, así es la calidad de habla y escucha, pudiendo llegar a niveles cercanos a los de un sistema con instalación. Como norma general, se colocan en el parasol del conductor con una pinza de sujección, tienen batería cargable y pueden contar con sistema de órdenes de voz.

Autorradios con Bluetooth manos libres

Para los coches sin autorradio integrado, se puede optar por un sistema de audio con manos libres. Su funcionamiento y calidad es parecido al de un manos libres con instalación pero no necesitan una pantalla auxiliar, además suelen contar con un mando remoto que se instala en el volante.

Consecuencias de una presión de los neumáticos inadecuada

La presión de los neumáticos debe estar supervisada de manera frecuente. Deberías revisarla una vez a la semana como mínimo, aunque generalmente esto no suele ser así. Además, en el caso de los coches el peso se reparte entre cuatro puntos de apoyo, sin embargo una moto necesita una sección redondeada para poder girar. Al tomar las curvas, inclinamos la moto y para ello, debemos estar suspendidos en el aire que contienen los neumáticos. Por este motivo, si no llevan la presión correcta la moto empieza a tener problemas de manejabilidad y estabilidad.
Si el neumático delantero no lleva la presión adecuada, tenderá a subvirar además de hacer que se cierre la dirección cuando entramos en una curva. En el lado contrario, si la presión incorrecta se localiza en la rueda trasera, se notará la inestabilidad en rectas y será mucho más torpe al entrar en una curva. Tan sólo unas décimas por debajo de la presión indicada por el fabricante puede ser relevante para notar estos efectos.

Mantén la presión de los neumáticos adecuada

Una presión inadecuada es también uno de los factores que nos exponen a un reventón de una rueda, algo que en una moto puede resultar fatal. Los neumáticos faltos de aire tienen mucho más contacto con el asfalto, lo que hace que tomen temperatura a mayor velocidad y que su compuesto empiece a fallar si esta temperatura es excesivamente elevada.
Excepto los pilotos de trial, la presión baja no es sinónimo de mayor agarre ni de mayor seguridad. Una presión inferior a la recomendada por el fabricante, se traduce en el deterioro acelerado de éstos y problemas con nuestra seguridad.
Tanto por seguridad como por facilitar la conducción, debes revisar al menos una vez por semana la presión de los neumáticos. Si no es correcta, adpátala a la indicada por el fabricante para volver a utilizar tu moto.